Cómo lograr un desarrollo óptimo en nuestros hijos

El crecimiento óptimo de un individuo se mide por el desarrollo físico, emocional, cognoscitivo, los cuales se logran mediante factores que favorecen el crecimiento, tales como una alimentación balanceada, un ambiente sociofamiliar saludable y la adquisición de aprendizaje y conocimientos necesarios para desenvolverse en la sociedad. Como padres tenemos la responsabilidad de velar por el desarrollo de nuestros hijos, para ayudarlos a alcanzar su máximo potencial.

Entorno familiar

La familia juega un rol fundamental en el desarrollo socioemocional del niño, pues es en el hogar donde el niño puede desarrollar libremente su personalidad, formar su autoimagen, y fundarse en principios, valores, ideologías y credos. Para esto, el niño debe contar con un ambiente adecuado y saludable, donde prive el cuidado, la comprensión y apoyo de sus representantes, para que el niño aprenda a interrelacionarse y comunicarse de forma adecuada y evitar que el niño se vuelva retraído o tímido, o desarrolle conductas agresivas, tartamudez, entre otras alteraciones.

Es en este entorno, donde el niño aprende a expresar con libertad sus emociones; teniendo la oportunidad de llorar, reír o alegrarse cuando la circunstancia lo amerita sin restricciones o temores. Ya que, en caso contrario, el joven puede desarrollar alguna alteración emocional o ver limitado su desarrollo emocional, convirtiéndolo en un niño cohibido.

Cuidado físico

Éste es el aspecto más visible del desarrollo, y que nos da indicios más claros del crecimiento normal del individuo y sensomotricidad. Puede ser medido mediante las denominadas evaluaciones antropométricas, que abarcan aspectos de suma importancia como peso, talla, altura, en función  de la edad del menor. La altura está determinada por una serie de factores, como la edad, la alimentación, la genética, la raza, entre otras. El peso a su vez, está determinado por diferentes factores como la buena alimentación, la salud emocional, la genética, el género.

Incluso el entorno puede influenciar en una buena alimentación, pues la presión social conlleva a que muchos jóvenes desarrollen malos hábitos alimenticios o desórdenes en su alimentación, por temor a subir de peso.

Esta correlación entre peso, altura y edad, es fundamental en el crecimiento. Debemos velar porque el niño reciba la alimentación y nutrientes necesarios que garanticen su óptimo crecimiento y controlar estos factores periódicamente, recurriendo a los médicos especialistas, de ser necesario, para atender cualquier irregularidad a tiempo. Para esto es indispensable contar con una báscula romana, la cual, además de ser más duradera y resistente que una báscula  común, cuenta con una barra de medida que te permite conocer la evolución del niño en peso y altura, verificando si es el adecuado según su edad. En www.comprarbascula.net podrás conseguir la ayuda necesaria para adquirir la báscula romana que necesitas, según la marca, modelo, precio y funciones.

Aspecto cognitivo

Lo cognitivo está referido al conocer; es la suma de aprendizajes y las experiencias que el niño va adquiriendo en todos los contextos y los procesos intelectuales y conductuales que derivan de estos. Este aspecto es también un indicador del buen desarrollo del niño, pues durante el crecimiento el niño va adquiriendo habilidades y destrezas cognitivas, según su edad. Si el niño muestra deficiencias o dificultades de aprendizaje, es señal inequívoca de que algo no está bien, y que debe recibir atención adecuada.

desarrollo hijos

Uno de los factores que pueden afectar la cognición es la mala alimentación. Pues sin los nutrientes necesarios, el cerebro no está en condiciones de funcionar correctamente y activar los procesos cognitivos. Además, dado que el niño está en proceso de formación y aun no distingue con claridad entre lo bueno y lo malo, los padres y representantes deben vigilar los entornos de aprendizaje.

Cuidando estos detalles podremos garantizar el desarrollo óptimo de nuestros niños.

 

Deja un comentario