¿Qué es el organigrama de una empresa?

El organigrama de una empresa es la estructura de la misma representada a nivel gráfico. En esta representación no solo se pueden observar al recurso humano de la organización, sino que además se encuentran dispuestos todos los departamentos o dependencias de forma jerárquica y a nivel de competencias. De un buen organigrama depende el correcto funcionamiento de una empresa, por lo cual debe ser una estructura adaptada a sus necesidades.

El organigrama: la estructura organizacional de la empresa

El organigrama permite obtener de manera precisa y objetiva toda la información correspondiente a la estructura de la empresa a nivel jerárquico. Desde el presidente de la organización hasta el empleado de menor cargo. La aplicación del organigrama permite agilizar los procesos y minimizar las barreras existentes entre la empresa y los proveedores, u otros agentes externos de gran importancia para la organización.

La dimensión de un organigrama es directamente proporcional a las dimensiones de la empresa. En este sentido, ejecutar una planificación que permita la correcta comunicación e interacción entre todas las áreas de la empresa (mercadeo, producción, ventas, etc.) es esencial para el éxito de la organización. La innovación no solo debe ser aplicada a los productos, servicios o recursos tecnológicos, sino a la dirección a nivel interno y a la estructura de la empresa.

Beneficios y desventajas del organigrama

Definir la estructura organizacional de una determinada compañía y hacer que todos sus integrantes la conozcan, brinda la posibilidad de tener una mejor organización a nivel interno. Permite un mejor conocimiento de los cargos que ocupa cada empleado o directivo, para así saber los niveles de jerarquía de la organización y agilizar cualquier proceso dentro de la empresa. En este sentido, se podrán asignar las responsabilidades y competencias de una manera más rápida y efectiva.

En relación a los niveles de jerarquía, el organigrama permite establecer diferencias de autoridad y competencias, favoreciendo a su vez los canales de comunicación entre los miembros de la organización. Sin embargo, si no se usa de la manera adecuada, el organigrama puede representar una desventaja. Al definir de manera objetiva la función de cada miembro de la empresa, los empleados en un corto plazo pueden verse sofocados, negando la posibilidad de un aumento de la productividad y limitándolos burocráticamente. Por ello es tan importante conocer cuál es la dimensión de cada empresa, para saber qué modelo de organigrama es ideal para lograr un trabajo eficiente a nivel colectivo.

Deja un comentario